¡El Tolimense que se enamoró de Ciénaga, del Caimán y del guineo con queso!

«Sin duda alguna, Ciénaga es esa tierra prometida a la cual muchos llegamos en búsqueda de mejores oportunidades»: Quimbayo

Florentino Quimbayo, es uno de los empresarios más queridos y reconocidos en Ciénaga. Llegó hace 35 años al municipio siendo carabinero de la Policía Nacional; fue aquí donde conoció a su esposa y madre de sus tres hijos.

Se siente orgulloso de su paso por esta Institución la cual le ayudó a forjar su carácter y a darle la determinación necesaria para enfrentar la vida y sus adversidades.

Fue esa misma determinación, la que le indicó que era hora de cerrar su ciclo en la fuerza pública y con mente emprendedora, junto con su esposa, toma la decisión de crear un negocio familiar, el cual le permitió sacar adelante a sus hijos y aportar al desarrollo local del municipio, a través de la generación de empleo.

«Hoy, digo con orgullo que me siento cienaguero, soy un hijo más de este edén terrenal, y es que, llegué a esta tierra y me enamoré de su clima cálido, de su gente bacana y alegre, de poder ir los domingos a la playa y comer pescado en familia, y ni hablar del guineo con queso al desayuno. Placeres de la vida que sólo te da Ciénaga»: expresó Quimbayo.

A continuación, compartimos su carta abierta a Ciénaga, tal cual como la escribió. Desde el fondo de su corazón expresa su amor, cariño y sentimiento por esta tierra.

Ciénaga…
Siento que tengo un compromiso contigo, que me has dado tanto. Quiero demostrarle a su gente que podemos ser mejores, que solo necesitamos unidad, tenacidad y valor para devolverle la dignidad que merece una tierra que le ha proporcionado tanto a su gente; su mar, sus ríos, sus aguas termales, su Ciénaga grande, su mágica arquitectura, colonial y republicana, el colorido de sus calles, la belleza de sus parques; su vocación pesquera y agrícola y tu misma esencia, que nos da el impulso de seguir luchando y de poder comprender que somos inmensamente ricos porque en ti lo tenemos todo.

Sin duda alguna, todo lo que soy te lo debo a ti, Ciénaga, en ti he encontrado la motivación y la tenacidad para emprender nuevos retos, en los que siempre he sentido el respaldo de esta tierra.

Llevo 25 años aportando a la economía de varias familias cienagueras y nunca antes había contemplado contribuir desde perspectivas más amplias, de mayor impacto. Pero tengo una política de vida que me dice que nunca es tarde para cumplir los sueños.

Siempre he sentido una gran pasión por la política, y la reconozco como vital en la toma de decisiones que permiten impactar a largo plazo las comunidades. Por ello, pienso que no tomar parte ante los problemas que vive Ciénaga, pudiendo hacer algo para cambiar la realidad de muchas personas, me dejaría en una gran deuda con ella.

Hoy, siento que puedo seguir aportando a tu desarrollo desde otros escenarios, asumiendo un rol de representación que lleve la voz de tus comunidades a los espacios donde puedan ser escuchadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: